SERÍA BUENO QUE EL MINISTRO BLUMEL LES ACLARE A LOS DIPUTADOS SUS GESTIONES POR CHADWICK

Legisladores UDI reconocen que existe una molestia generalizada con el Gobierno.

El adverso resultado del juicio político contra el exministro Andrés Chadwick no solo plantó un escenario de desconfianza entre oficialismo y oposición; también fisuró la relación de los partidos de Chile Vamos.

En particular, por la molestia que parlamentarios UDI -tienda a la que pertenece Chadwick- han expresado en las últimas horas al actual ministro del Interior, Gonzalo Blumel (Evópoli).

‘Es cierto que en algunas personas de la UDI hay molestia, debido a que tienen la impresión de que durante este proceso Andrés estuvo bastante solo. Y lo plantearon claramente. Pero yo me quedo con lo que dijo Andrés, en cuanto a que siempre se sintió acompañado y agradeció públicamente a sus ex colegas y al Presidente’, dijo hoy la presidenta de la colectividad, Jacqueline van Rysselberghe.

Ayer tras la aprobación del libelo, el diputado Jaime Bellolio fue quien directamente le dio a conocer a Blumel el enfado, justo en momentos que el ministro se encontraba en el comité UDI junto a Chadwick y la vocera Karla Rubilar. ‘Le transmití al ministro una percepción generalizada de diputados de la UDI de que el Gobierno podría haber sido más activo y haber estado más presente en la acusación en contra del exministro Chadwick’ reconoció Bellolio hoy a La Segunda.

El diputado agregó que Blumel ‘manifestó que sí se hizo lo que estaba al alcance del Gobierno y que no querían entorpecer la estrategia de la defensa. Si eso es así, sería bueno que el propio ministro les aclare a los diputados cuáles fueron esas gestiones y cuál fue el compromiso real que tuvo el Gobierno para defender a una figura tan relevante, para el propio Gobierno, como es Chadwick’.

‘Es difícil aceptar la idea de que el Gobierno hizo todo lo posible, y al mismo tiempo constatar que no dieron vuelta ni siquiera un voto en ninguno de los capítulos de la acusación’, observó el diputado Guillermo Ramírez.

María José Hoffman, jefa de bancada, también indicó: ‘Efectivamente hay una molestia generalizada, pero el ministro Blumel entiende que no puede haber dudas en el trabajo conjunto de las bancadas y el Gobierno. Esperamos que se recupere la fluidez y confianza necesaria’.

Javier Macaya contestó: ‘No le voy a mandar recados por la prensa al ministro Blumel. Lo que le diga se lo voy a decir a él personalmente’. Y Ramón Barros dijo que ‘había malestar de algunos diputados, porque se vieron pocos ministros’.

Los senadores UDI restaron dramatismo. ‘Sé que existe esa apreciación de algunos diputados, pero me consta el trabajo que realizó el ministro y Chadwick se lo agradeció. Puede ser algo de falta de información’, comentó Víctor Pérez.

Mientras que Iván Moreira dijo que conversó el tema ayer con el exministro ‘y él me señaló que «yo no siento eso». Mi opinión sobre estas interpretaciones es que hubo preocupación y ocupación de parte del ministro Blumel y del Gobierno, incluso exministro Chadwick agradeció efusivamente a Blumel ante la prensa’.

Desde Interior, se remarcó que se realizaron ‘todas las gestiones que corresponde ante situaciones de esta naturaleza’; que hubo permanente coordinación con Chadwick y definiciones de común acuerdo en las tareas a seguir; y que, por cierto, hubo gestiones personales con senadores. En cuanto a la escasa presencia de ministros de este martes, se agregó que en el comité político del lunes se definió que los secretarios de Estado asistirían a la sesión de la votación, es decir, la de ayer.

En todo caso, mañana los diputados tendrían un ‘café’ con Blumel.

Cadena de acontecimientos

En la UDI desde un principio de la acusación sintieron que Chadwick quedó aislado. En la tramitación en la Cámara solo apareció el ministro Segpres, Felipe Ward, que pertenece a la colectividad.

Para no repetir aquello, la propia Jacqueline van Rysselberghe organizó que llegaran más ministros al Congreso, y sería la razón por la que aparecieron (además del comité político) Isabel Plá, Marcela Cubillos y Cristián Monckeberg.
Los parlamentarios UDI también encendieron las alertas cuando el martes, el diputado Gabriel Silber (DC) -uno de los tres acusadores- leyó un oficio reservado enviado por Interior a Carabineros para contrastar la conducta de Blumel con la de su antecesor. El DC destacó lo que hizo ‘el nuevo ministro sin cambiar la ley’.

‘Permítanme hacer una suerte de zoom o comparación con el actual ministro del Interior, don Gonzalo Blumel, quien a 48 horas de asumir su responsabilidad en el cargo despachó un oficio’ al general Rozas donde pide reforzar la instrucción sobre el cumplimiento de protocolos para la mantención del orden público. Aquí hay un mandato de un ministro que sí entendía que tenía estas competencias y que al mismo tiempo podía entregar estas instrucciones a Carabineros. Y quiero repetir: a 48 horas que asumiera el novato Gonzalo Blumel’.

Desde Interior remarcaron que el citado documento había sido enviado mucho antes, el 19 de noviembre, ante la petición de la Cámara y en el marco del envío de más de 15 oficios.

Algunos dan a entender que la estrategia de Interior es cuidar Blumel; otros lo descartan, al señalar que sería inviable otra acusación contra un titular de esa cartera. Pese a ello, hoy el senador PS Carlos Montes, deslizó en Radio Universo: ‘Hay riesgo de lo que usted señala. Pero esperemos que el Gobierno recapacite e implemente una solución’ en el tema de Carabineros.