Intervención diputado Bellolio en acusación constitucional

Señor presidente, hoy no se vota sólo una acusación constitucional injusta y sin ningún argumento jurídico contra la Ministra Cubillos.
No. Se vota algo mas.
Se vota si acaso es posible que haya un gobierno – electo democráticamente- que pueda tener una agenda educacional, de salud, de salud, de pensiones, de ciudad, de medio ambiente, de país, que sea distinta a la que hoy tiene una parte del congreso.
Es decir, habiendo quedado totalmente claro que no hay ningún argumento jurídico que permita sostener una sanción de 5 años con restricción de derechos políticos, la pregunta es si algunos están disponibles a destituir y privar de esos derechos solo por una cuestión partidista.
Se vota en fin, si es que acaso es posible para un grupo de la oposición, que hayan otros distinto a ellos, que puedan gobernar diferente a como ellos les gustaría.
Se vota también, si es que acaso una discrepancia legitima, política, en vez de resolverse en el congreso con los proyectos de ley, en debates, en medios, se resuelve a través de privar a la ministra de sus derechos políticos públicos por 5 años.
Si en Chile hubiese un sistema parlamentario, la oposición tendría todo el derecho a hacer un voto de confianza para destituir un ministro que no esta alineado con sus ideas de gobierno. Pero en Chile tenemos un sistema presidencial, en el cual el presidente, electo democráticamente, puede tener una agenda política que no coincida con la mayoría circunstancial en el congreso. Puesto que en un régimen presidencial, el presidente debe tener la confianza de los ciudadanos, la cual se hace efectiva en las elecciones presidenciales.
Es decir, el presidente, elegido por una amplia mayoría, puede tener una agenda que no coincide con la que tienen algunos de los partidos opositores, porque precisamente, ganó las elecciones.
Es posible que a algunos no les guste el sistema presidencial, y pueden proponer un cambio constitucional al respecto, pero ello no les da el derecho a desnaturalizar las instituciones vigentes.
No hay ningún argumento jurídico que permita sostener esta acusación, es una meramente partidista.
Se dice en el aforismo jurídico, que ante confesión de las partes, relevo de pruebas. Déjenme citar algunas de las declaraciones de quienes son los mas entusiastas sostenedores de esta acusación.
El diputado Juan Santana, por su intermedio, dijo el Lunes 19 agosto en La Tercera, que: “nosotros estamos empujando una herramienta de fiscalizacion porque la ministra ha incumplido la ley y ha hecho una mala gestion en el mineduc”
Es decir, el diputado reconoce que confunde la fiscalización con la acusación constitucional, y rebaja el estándar de una acusación, que es un instrumento de ultima ratio, a un mero oficio de fiscalización. Lo cual claramente, deja de lado la consecuencia de esta acusación, que es la de restringir derechos políticos, por meros argumentos políticos.

3 dias después, el diputado Pablo Vida, también en La Tercera, en una entrevista que se titula: “Me cuesta pensar en un entendimiento de la oposicion en el que la DC de Chahin pueda ser parte” sostuvo que: “Para nosotros la ministra Marcela Cubillos es una persona que no deberia estar a cargo del ministerio de educacion, por lo tanto, no hay ninguna duda en que si el camino para sacarla del Mineduc es la acusacion constitucional, por supuesto que nos interesa ser parte”

Para que luego de algunos días, una vez que la acusación ya no desviaba la atención sobre otro de los proyectos inconstitucionales que anima a la oposición, el diputado Santana vuelve a insistir en su tesis política. El Martes 10 septiembre, también en La Tercera, dice que: “el PS levanta esta acusación porque es el partido de la expresidenta bachelet” y continúa con: “lo que no puede pretender este gobierno es que la unica mayoria que valga es la que los eligio a ellos y no la que eligio al congreso donde ellos son minoria”

O sea, se acusa como mecanismo para cambiar de ministro, porque son el partido de una expresidenta, porque tienen mayoría en el congreso. Pero no porque haya infringido las leyes o porque haya dejado de aplicarlas, sino que porque son mas y no les gusta la agenda del gobierno.
Es legitimo que no les guste la ministra, que no les guste la agenda. Si quieren cambiarlo, deben ganar las elecciones presidenciales.
O de lo contrario, lo que nos están queriendo decir, es que dado que esta es solo una acusación política, y no importan los argumentos jurídicos, esta es la primera de varias otras acusaciones constitucionales. Hoy es la Ministra de educación. Mañana será otra, y otra. Y quizá estén pensando también en acusar al presidente. No porque hayan incumplido la ley, no porque haya dejado sin ejecutar alguna, sino que simplemente porque son mas.
Tanto es así, que inclusive los abogados constitucionalistas que trajeron no entraron al fondo de la acusación. Y uno sostuvo que en verdad no eran necesarios los argumentos jurídicos porque se podía usar desde la perspectiva de una mutación constitucional. Y otro sostuvo que en verdad 5 años sin derechos políticos no era una sanción, ya que esto no era un juicio jurídico, en el cual no era siquiera necesario el debido proceso puesto que era simplemente una acusación política.
En los breves minutos que quedan, mencionaré los capítulos de la acusación. El capítulo 1 pretende decir que hay un delito de opinión, por un tuit. Se cita el articulo 7mo bis para decir que se permiten las entrevistas. Cuestión que es completamente coincidente con lo que la ministra sostiene. Su mensaje es que en el plazo que media entre el resultado de la postulación y antes de la matricula, NO es posible hacer entrevistas. Solo se permiten antes de postular (art 7bis) o después de matriculado. Pero no en el proceso entremedio. Tanto así, que lo reconocieron en sus propios discursos, al decir que el espíritu de la ley es que nada se usara para seleccionar antes de matricular. Gracias por darnos el punto. Se permiten entrevistas antes de postular y después de matricular, pero no entremedio.
El capitulo 2 pretende sostener que los órganos que tienen el control de legalidad, que ya han sostenido que la ministra NO ha incumplido las normas, están equivocados. Es decir, los acusadores se ponen por encima de la contraloria y del consejo para la transparencia, entregándose a si mismos el carácter de jueces infalibles.
En el capitulo 3, no solo se les olvidó el cambio de la ley en donde la ministra de educación deja de ser la responsable administrativa y política – cuestión que si ocurría en el caso de la ex ministra provoste- pero mas aún. Se sostiene que la única manera en que se pudiese cumplir la ley, es que continuaran a cargo de los Servicios Locales aquellos que el gobierno anterior había nombrado, encabezados por un militante del partido socialista.
En el capitulo 4 caen en una “irrelevancia fáctica” como dice el profesor Peña, ya que se manifiesta que no se ha cumplido la ley por no ejecutar el presupuesto anual, cuando aun no ha terminado el año.
Y en el capitulo 5, han reconocido que desde el 2008 que no se puede pagar dicho bono, por lo que resolvieron gobiernos de la concertación y NM, y que en verdad la infracción sería no haber mandado un proyecto de ley.

Señor presidente, hoy no se vota solo la acusación contra la ministra cubillos. Se vota contra la idea de que otros puedan gobernar. Se vota por sostener si acaso la constitución se debe respetar, o en verdad “todo vale” en la lógica política y de mutación constitucional.
Se vota por sacar del tablero político a una ministra valiente, inteligente, conectada con la clase media y con una agenda de un gobierno que gano las elecciones presidenciales.
Se vota por si acaso puede persistir una injusticia, sin argumentos jurídicos, sino solo partidistas.
Se vota en el fondo, si queremos promover el debate democrático en el congreso, si se permite que hayan minorías, si se permite que haya diversidad, o si solo hay una única manera de hacerlo todo. Se vota en el fondo, por la justicia o la injusticia