Soy Jaime Bellolio, nací el 29 de noviembre de 1980. Estoy casado hace diez años con Teresita y tenemos tres hijos, Jaime, Raimundo y Vicente. Vivimos en Linderos, Buin..

 

DSC 0725


Fui electo diputado el pasado 17 de noviembre de 2013, y he ejercido mi rol legislativo con entusiasta participación en las comisiones de Educación, Derechos Humanos y Economía. Nuestro trabajo en el Congreso, además, significa la permanente fiscalización a distintos órganos del Estado. Y en ambas áreas, he tratado de incorporar la visión, sueños, aspiraciones, inquietudes y opiniones de los vecinos de San Bernardo, Buin, Calera de Tango y Paine, con quienes me reúno permanentemente, en especial en la llamada "semana de distrito", que es la última semana de cada mes, período en que los diputados podemos dedicar el 100% de nuestro tiempo a reunirnos con organizaciones, instituciones y personas de las comunas que representamos. 

Ese fue el compromiso que asumí durante el último año y medio antes de llegar al Congreso, cuando dediqué todo mi esfuerzo, entusiasmo y compromiso por conocer cada uno de los lugares de nuestra provincia del Maipo, y especialmente, poder conversar con los cientos de dirigentes, emprendedores, adultos mayores y familias que formamos esta gran y pujante provincia, para así conocer sus reales inquietudes, compartir sus sueños y generar lazos de confianza perdurables. 

Asumí el desafío de ser su diputado y de seguir en la misma línea de José Antonio Kast y Pablo Longueira, junto a un tremendo equipo que me acompaña.

 

 

Mi historia personal se remonta a una familia de inmigrantes italianos, que en 1906 llegaron a Chile buscando mejores oportunidades. Mi bisabuelo Juan Bellolio Zappettini se radicó en Concepción, formando su familia junto a señora y sus ocho hijos. En sus comienzos emprendió junto a sus familiares en un negocio llamado "Almacén El Águila". Se propuso como objetivo de vida dejarle a sus hijos lo que para él era la mejor herencia: la educación. En ese hogar creció mi abuelo, Blas, quien llegó a ser un destacado médico y luego, senador por la región. 

De la historia de mis antepasados, rescato la gran importancia de la educación y el esfuerzo personal como la mejor manera de obtener oportunidades y movilidad social. Lo que a mí me gustaría es que la vida que forjó mi bisabuelo, donde el esfuerzo y el mérito fueron la clave para llegar lejos, pueda ser la historia actual de muchos chilenos. 

Yo soy el tercero de cuatro hermanos. Mi padre Jaime es ingeniero comercial, mi madre Margarita es profesora. Sin duda, mi inquietud por lo público y preocupación por los demás lo heredé de mi padre, quien me enseñó la importancia de poner los conocimientos y el trabajo a disposición de los demás, y quien ha estado ligado al área de la salud y ha trabajado en fundaciones por mucho tiempo. Como hijo de profesora, mi madre me enseñó el valor del rigor, la disciplina y el respeto que debe haber para aprender. Pero, por sobre todo, me enseñó que en una escuela debe haber dignidad y amor, lo que he visto reflejado en sus 30 años en un colegio, y hoy como docente de un instituto profesional. 

Estudié Ingeniería Comercial en la Universidad Católica y desde los primeros años me interesé por las actividades extracurriculares. Al principio, competí en atletismo por la selección de la Universidad, y luego me involucré en la dirigencia estudiantil, siendo Consejero, Presidente de mi facultad y, finalmente, llegué a ser electo Presidente de la FEUC (Federación Estudiantes Universidad Católica) el año 2003, experiencia que cambió mi vida.

Allí fue donde decidí que quería dedicarme a lo público, por ello es que una vez que terminé la universidad, me fui a trabajar a la Fundación Jaime Guzmán, donde nos dedicamos a motivar a jóvenes profesionales para que trabajaran en las municipalidades más  vulnerables y alejadas del país.

Más tarde, me invitaron a trabajar en el Vicaría de la Educación donde me correspondió asesorar a los 24 colegios subvencionados en materias de gestión, organización y aprendizajes.

pic-4Gracias a estas experiencias, obtuve una beca que me permitió estudiar un Máster en Políticas Públicas en la Universidad de Chicago, donde me especialicé en las áreas de educación, salud, seguridad pública y transporte. Además de la experiencia profesional y humana que significó vivir con mí señora en otro país, puedo decir con orgullo que allí nació nuestro primer hijo, “un verdadero Chicago boy”.

A nuestro regreso comencé a hacer clases en la Facultad de Ingeniería y en la Escuela de Economía de la Universidad Católica, pudiendo así compartir y tratar de entusiasmar a más a jóvenes a dedicarse a lo público, y asumí también la tarea de ser el Jefe de Gabinete del Diputado José Antonio Kast. 

Fui, además, desde 2012 hasta mayo de este año, una de las personas más jóvenes que componen una directiva nacional de partido, lo que me llenó de orgullo y responsabilidad.

pic-5Hoy, como Diputado por el distrito 30, espero contar con tu confianza y ayuda para poder lograr ser tu voz y representar nuestros intereses en el Parlamento, y construir así, con energía joven un mejor futuro. 


 

 

volver←

 

 

 

© 2014 Todos los derechos reservados
Jaime Bellolio